Las aplicaciones y uso de la realidad virtual son prácticamente ilimitadas, a pesar de que el mayor de los usos o en el cual están enfocadas las industrias actualmente es al campo de los videojuegos con la salida al mercado de Oculus Rift, PlayStation VR, HTC Vive e incluso Google Cardboard, pero, indudablemente existen campos donde la realidad virtual genera una gran utilidad dentro dichas areas.


El uso de gafas para observar imágenes en 360 grados, aunque no nos brinda la experiencia de inmersión deseada, es un pequeño paso que nos permite adentrarnos un poco dentro de espacios virtuales, esto es, en teoría, una necesidad dentro de nuevas tecnologías en desarrollo que utilizan cada vez más estos entornos dentro de sus aplicaciones.

Desde el campo militar con simuladores de batallas altamente realistas, pasando por los novedosos simuladores de vuelo que permiten a los nuevos pilotos probarse en situaciones de vuelo donde se ponen a prueba y se observan sus reacciones en dichas pruebas de estrés.

También en el campo de la medicina donde, según estudios realizados, los médicos que realizaron operaciones quirúrgicas dentro de un entorno virtual, realizaron dichos procedimientos un 30% más rápido que sus colegas que no tuvieron un entrenamiento dentro de los entornos virtuales.

Cabe destacar que los dispositivos de inmersión van más allá que el uso de gafas para observar imágenes tridimensionales, actualmente están en desarrollo dispositivos que permiten manipular dichas imágenes para crear una experiencia completamente personalizable y llevar la inmersión en la realidad virtual a un nuevo nivel.

Se espera que en un futuro no muy lejano, se pueden desarrollar hardware que permite la integración total del individuo al entorno virtual utilizando los cinco sentidos, logrando una experiencia completa dentro de una realidad alterna con estímulos propios ajenos al mundo real.